Saltar al contenido

Soluciona tus problemas de estómago

problemas de estómago
Soluciona tus problemas de estómago
Valora este artículo

La acidez de estómago y la sensación de peso o de indigestión son un problema  de estómago muy frecuente y que puede tener como consecuencia una úlcera. ¿Cuáles son las medidas que debemos tener en cuenta antes de sentarse a la mesa y disfrutar de una buena comida?

problemas de estomago

Sorprende el número de personas que padecen de forma crónica trastornos estomacales como la acidez, la indigestión, la úlcera de estómago o duodeno (primera parte del intestino) o bien la dispepsia (palabra que define el conjunto de síntomas originados por un mal funcionamiento del aparato digestivo, y que pueden ir desde la desgana a la flatulencia pasando por las náuseas o el mal aliento, entre otros efectos).

A menudo, la indigestión aparece simplemente por excesos dietéticos. Pero también pueden jugar un papel importante otros factores: la tensión nerviosa, las preocupaciones, una condición debilitada del sistema, las digestiones lentas o el estreñimiento. Consumir demasiados alimentos procesados ​​y desnaturalizados, prepararlos o combinarlos mal y comer deprisa también nos puede causar un ataque de indigestión aguda.

En estos casos, el primer síntoma es la gastritis aguda (inflamación del revestimiento del estómago), que puede desaparecer fácilmente con un ayuno ligero e infusiones de manzanilla.

Pero si las primeras molestias no desaparecen en unos días sino que aumentan, con molestias en la boca, sensación de pesadez, espasmos, dolores fiblants y / o ardor de estómago, es el momento de visitar a un médico que determine la evolución y descarte la posibilidad de que haya una úlcera.

Problemas de estómago:La úlcera gastroduodenal

A grandes rasgos, la úlcera es una lesión en la pared del estómago o en el duodeno ocasionada por la secreción gástrica, que tiene un alto poder destructor. Si bien en condiciones normales este poder es el que permite digerir los alimentos, también hay que tener en cuenta que es capaz de producir una lesión en la mucosa de estas zonas digestivas parecida a una quemadura.

Si además la grasa que aportamos a la dieta es insuficiente, los alimentos abandonan el estómago demasiado rápido y las paredes quedan expuestas durante largos períodos a la acción del potente ácido clorhídrico. Por ello es aconsejable que se tome un poco de algún alimento graso en las comidas y, por ejemplo, al comenzar y terminar, una cucharadita de aceite de oliva.

En general, los factores que predisponen a padecer una úlcera son el exceso de alimentos, hacer combinaciones inadecuadas, si se fuma mucho o si se toma demasiado café, té o alcohol. También son causantes algunos fármacos como el ácido acetilsalicílico, los antiinflamatorios no asteroides, los antidepresivos, los compuestos de hierro y hábitos como comer muy deprisa o dormir pocas horas.

Las úlceras son más frecuentes entre los hombres, en buena parte porque en hombres de mediana edad los estómagos alcanzan un nivel superior de ácido, pero también porque, más que las mujeres, suelen acompañar las comidas con cerveza y toman más café (productos que , como el té, propician la formación de ácidos).

Alimentos que nos pueden ayudar

Una buena alimentación conlleva un equilibrio nutritivo de vitaminas y minerales, imprescindibles para mantener los tejidos saludables y fuertes y para unas buenas defensas que destruyan las bacterias de la corriente sanguínea.

Entre las vitaminas que nos pueden ayudar (en cuanto a la digestión), la C y la A tienen un gran valor para la constitución de un revestimiento saludable del estómago, los intestinos, la garganta y los pulmones. También son de vital importancia para potenciar la resistencia a las infecciones que pueden atacar el organismo en general y el estómago en particular.

😁No te pierdas este artículo😁  Que es la osteoporosis?

También la vitamina E tiene propiedades beneficiosas para las condiciones ulcerosas, ya que actúa en beneficio del corazón y los músculos y mejora el flujo de sangre descongestionante de ello y disolviéndose sus coágulos.

Dentro del conjunto de los minerales, el calcio es uno de los básicos, porque sin él los nervios y los músculos no pueden relajarse y origina tensión. Los productos lácteos aportan fuerza ,calcio y, además, contienen ácido láctico que ayuda a la digestión. Si entre estos productos elegimos el queso, es preferible que sea de pieza en vez de envasado o procesado.

Y hay que recordar que la vitamina D, que obtenemos principalmente de la luz solar, y el fósforo nos permiten utilizar el calcio de nuestro suministro alimentario.

Combinar sin incompatibilidades

Mezclar en la misma comida alimentos que se consideran incompatibles también puede causar problemas digestivos, ya que no se combinan bien cuando se encuentran en el estómago y pueden producir gases, fermentación o flatulencia.

Por ejemplo, los alimentos ricos en proteínas (carne, pescado, huevos y queso) son incompatibles con los alimentos azucarados o con las féculas concentradas (pan, cereales, papillas, empaquetados, pastas, galletas, helados o compotas). Y estos alimentos feculosos también lo son con la fruta ácida (naranjas, pomelo, piña, melocotones, ciruelas, manzanas o albaricoques).

Estas incompatibilidades son la causa de las indigestiones propias de las grandes fiestas. En estos casos, uno de los remedios para facilitar la digestión, eliminar los gases intestinales y estimular los movimientos peristálticos del intestino es tomar infusiones de hinojo, manzanilla romana, hierba luisa, menta o anís estrellado. En concreto, la menta poleo aumenta la secreción gástrica y se aconseja en caso de pesadez por un exceso alimentario, pero no en caso de ardor de estómago.

Y como para curar cualquier enfermedad el primer principio es evitar provocarla, en los casos de los trastornos estomacales otro remedio sería comer menos de lo habitual y platos sencillos, preferentemente uno solo (frutas suaves, ensaladas o verduras ligeramente cocidas) . Una de las que protege el estómago es la col y, además, si la tomamos licuada evita la inflamación.

Los alimentos alcalinos (frutas, verduras crudas en ensalada, verduras cocidas, leche y frutos secos) y los zumos de frutas diluidos son los que poseen el secreto de neutralizar la excesiva acidez del estómago. En la dieta diaria, debemos asegurarnos de que éstos constituyan al menos el 80% de los alimentos y que los alimentos que propician la formación de ácido constituyan sólo el 20% (carne, pescado, huevos, queso, pan, féculas concentradas y alimentos azucarados).

Consejos para el ardor de estómago

· Hay que repartir las comidas a lo largo del día (recomiendan hacer 5) e incluir todos los alimentos (pescado, verduras, pollo, patatas y arroz). En el caso de la fruta, sólo se recomiendan las manzanas y las peras hervidas

· Se toleran bien los quesos con poca grasa y las cuajadas

· Quedan prohibidos el café, las infusiones de menta y los cítricos.

· Es aconsejable eliminar el azúcar que provoca la acidez, ya que aumenta la secreción gástrica