Factor de actividad física OMS ¿Qué es y para qué sirve?

El factor de actividad física OMS, es una relación creada por la Organización Mundial de la Salud con el fin de vincular el gasto energético de una persona con su necesidad metabólica basal.

En otras palabras, fue una medida utilizada alrededor del 2004 para estudiar el gasto energético que ameritaban las distintas ocupaciones de los adultos, jóvenes y niños en edad escolar.

El factor de actividad física, junto con otros parámetros, se  utilizan para prevenir la obesidad, desnutrición y otros problemas vinculados con una mala alimentación qué afectan algunas partes de nuestra sociedad actual

¿Qué es el factor de actividad física OMS?

 

El factor de actividad física, también conocido como nivel de actividad física (NAF), es un valor que se obtiene dividiendo el número de calorías gastadas en el día, por la cantidad de calorías necesarias para que el cuerpo funcione correctamente.

En términos sencillos, es la razón entre la cantidad de energía gastada y la necesaria por tu organismo a lo largo de 24 horas.

Todos los días realizar actividades diferentes, ya sea deportiva, académicas o profesionales, por esto el gasto energético es superior y no se limita solo al funcionamiento de tu organismo.

¿Cuánta actividad física es necesaria?

 

Hace algunas décadas el trabajo de los adultos se centraba principalmente en esfuerzos físicos, por ejemplo, cultivo, ganadería y construcción, pero actualmente estas profesiones se han reemplazado por unas menos dinámicas.

Nuestro estilo de vida ahora es más sedentario y pasamos muchas horas sentados frente al ordenador, por lo tanto nuestros músculos y cuerpo en general tienen una menor demanda energética, haciéndose propensos a varias enfermedades.

El factor de actividad física OMS recomendable para una buena salud cardiovascular es de 1.7, pero no es una medida que se cumpla a nivel internacional.

Solo en el Reino Unido el 13% de las mujeres y el 22% de los hombres tienen un factor de actividad física igual a 1.4.

En vista de la tendencia sedentaria de la sociedad, la OMS predica que son necesarios por lo menos 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado a la semana o 75 minutos de actividad física intensa.

Pero estas cifras son solo una medida y se aconseja a las personas de todas las edades mantenerse activos con paseos en bicicleta, caminatas deportes y actividades familiares.

En cualquier caso, realizar al menos un poco de actividad es mejor a no realizar nada y la mayoría de personas no cuentan con el tiempo y condición física suficientes.

¿Por qué es importante la actividad física según la OMS?

 

El factor de actividad física nació con la necesidad de detener los problemas de sedentarismo y malnutrición en la sociedad.

Se ha demostrado científicamente que la actividad física regular, incluso con actividades sencillas como jardinería, caminata o un paseo diario en bicicleta, reducen notablemente el riesgo de enfermedades y trastornos no transmisibles.

La diabetes, accidentes cerebrovasculares, hipertensión, enfermedades coronarias y ciertos tipos de cáncer son más frecuentes en personas que llevan una vida sedentaria, en cambio, aquellos individuos que realizan deportes de su agrado suelen ser más saludables.

Por otro lado, algunos ejercicios más específicos como los de flexibilidad y equilibrio, son favorables en personas mayores y pacientes de enfermedades reumáticas, porque mejora el rango articular y disminuye la probabilidad de una caída.

Cada una de las etapas del ser humano encuentra beneficios en el ejercicio, por esto el factor de actividad física OMS tiene una gran importancia en nuestro bienestar.