¿Te castigas o te genera estrés no ir al club a quemar y no dedicar todo lo que quisieras? O eres de los que, después de cada entrenamiento, ¿Doblas el tiempo para hacer cardio pensando en que será más efectivo?

¡SUSCRÍBETE AHORA AL BOLETÍN DE NOTICIAS¡

Recibe un email cada vez que publiquemos nuevo contenido

Confirmar

En TMF intentamos crear contenido de valor para el usuario

Es el momento de cuestionar qué hacemos, si el entrenamiento va de la mano con nuestro objetivo o si se ajusta a nuestra realidad personal.

Si actualmente tu entrenamiento está más focalizado en la reducción de grasas y mejorar tu composición corporal, tal vez hay que plantearse hacer un entrenamiento más metabólico .

Si tu realidad laboral y familiar no te permite dedicarle tanto tiempo a ir al gimnasio y quieres llegar al verano con una mejora estética, lo mejor es plantearse un entrenamiento metabólico.

Un entrenamiento metabólico es …

Aquel que eleva temporalmente la tasa o ritmo metabólico para aumentar el consumo calórico y favorecer la pérdida de grasa.

  • Para que un entrenamiento se considere metabólico debe generar el efecto EPOC, es decir, el efecto de consumo de oxígeno post-ejercicio.
  •  El consumo calórico derivado de la recuperación del mismo entrenamiento puede llegar hasta un 10% de nuestra tasa metabólica y prolongarse de 24h a 72h, en función de la naturaleza del ejercicio, así como de las intensidades.
  • Por tanto, no es tan importante el tiempo sino el tipo de entrenamiento.

¿Qué opciones de entrenamiento metabólico son las más habituales?

 

Podemos hablar de tres tipos:

  • HIIT Es uno de los principales ejemplos de entrenamiento metabólico. La clave es combinar periodos de máximo esfuerzo o de altas intensidades con períodos de descanso o recuperación. Por lo tanto, es válido una clase de Hiit, un entrenamiento planificado utilizando un aparato cardiovascular como la bici, la elíptica, la cinta, incluso saltar a la comba, correr o una sesión de juegos … no hay fin. Eso sí, los entrenamientos no deben  superan los 30 minutos.

 

  • FULL BODY Es un entrenamiento que engloba toda la musculatura del cuerpo mediante ejercicios más globales y funcionales, con carga añadida o auto carga (el peso de tu cuerpo) que te ayudarán a aumentar la activación muscular así como el desgaste calórico, por lo tanto, es metabólico. Los tiempos de entrenamiento no deben  supera los 45 minutos.

 

  • FUERZA . Pues sí, un entrenamiento de fuerza con cargas altas y controlando el tiempo de descanso te ayudará a aumentar tu ritmo metabólico basal hasta un 9%.

¿Sabías cuánto aumenta tu metabolismo basal con un ejercicio aeróbico? Nos referimos a caminar períodos más largos de tiempo o en una sesión aeróbica moderada … pues sólo aumenta hasta un 3%.

Estos datos rompen los mitos de cardio para reducir grasas. Es momento de cambiar el chip y empezar a incluir entrenamiento de fuerza progresando las cargas en nuestra rutina semanal.

Por tanto, ahora que llega el buen tiempo, es momento de apretar y desafiar nuestro cuerpo dando estímulos nuevos.

No nos hace falta más horas en el gimnasio, ni nos hace falta torturar nuestra mente para no dedicar más tiempo entrenando.

Prueba incluir un entrenamiento más metabólico y experimenta qué son tus resultados.