Galletas de crema de cacahuete fitness

La historia de estas Galletas de crema de cacahuete fitness  comienza de la misma manera que muchas compras no planificadas pero de importancia crítica: en el pasillo de los dulces. Estaba comprando barras de proteína cuando pasé por un enorme exhibidor de galletas de proteína de mantequilla de maní envueltas y brillantes.

Hechas con proteína de suero y con super titulos llamativos de ser bajas en carbohidratos, altas en fibra y deliciosas, estas galletas de proteína sonaban demasiado bien para ser verdad.
Al inspeccionarlas más de cerca, descubrí que no sólo la mayoría de estas galletas de proteína contienen casi tantas calorías como una comida completa , sino que cuestan casi 3 euros cada una y la lista de ingredientes deja bastante que desear. No podía pronunciar la mitad de ellos.

En lugar de gastar bastantes euros en pocas barritas, decidí ver si podía elaborar mi propia receta de galletas proteicas de mantequilla de cacahuete que ofrecieran las mismas cualidades prometidas en el envoltorio -altas proteínas, llenas de mantequilla de cacahuete, suaves, masticables, deliciosas- pero que no dispararan mi presupuesto de la compra ni se comieran mi cuenta diaria de calorías si decidía comer más de una.

Y no sé tú, pero yo suelo querer más de una galleta…

Mi receta de galletas de crema de cacahuete fitness

 

galletas de crema de cacahuete fitness

 

¡Saluda a mis saludables galletas proteicas de mantequilla de cacahuete caseras! Sólo tienen 112 calorías cada una y contienen 7 gramos de proteínas. ¡Cómete dos y ya tienes 14!

También son galletas proteicas FÁCILES. Un tazón, una cuchara y un poco de energía es todo lo que necesitarás.

Galletas proteicas fáciles de mantequilla de cacahuete. Sin gluten, altas en proteínas y bajas en carbohidratos. ¡Perfectas para meriendas altas en proteínas!

Galletas proteínicas de mantequilla de cacahuete con birutas de chocolate: una delicia fácil y saludable

Estas galletas son suaves, masticables y tienen un sabor que recuerda a las galletas de mantequilla de cacahuete de toda la vida. (Estas Barras de Proteína de Mantequilla de Cacahuete también lo hacen).
Son lo suficientemente dulces como para ser un postre, pero lo suficientemente saludables como para ser un snack aceptable para después del entrenamiento. No podía elegir para qué ocasión las prefería más, así que opté por ambas.

  • Además de la mantequilla de cacahuete y los huevos, la mayor parte de la proteína de estas galletas proviene del uso de la proteína de suero de leche. Yo uso esta marca de proteína de suero de leche en polvo de vainilla.
  • Todavía no he probado una proteína en polvo de origen vegetal, pero algunos lectores han informado de que las proteínas en polvo de guisantes han dado resultados deliciosos. Si decides jugar con la receta y probarla, ¡me encantaría saber cómo te va!

Ingredientes

 

  • 1 taza de mantequilla de maní o mantequilla de nueces de su elección, utilicé mantequilla de maní natural que no se puede almacenar en el estante; consulte las notas si usa mantequilla de nueces refrigerada / que gotea
  • 0,5 taza de  azúcar de coco  o azúcar morena clara
  • 0,5 cucharadita de sal kosher
  • 2 huevo grande
  • 2 clara de huevo grande
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 0,5 de cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 taza de proteína de suero de vainilla en polvo (36 gramos)
  • 4 cucharadas  harina de coco
  • 6 cucharadas de mini  birutasde chocolate

 

Instrucciones

  1. Coloca una rejilla en el centro de tu horno y precalienta el horno a 350 grados F. Forra una bandeja para hornear con papel pergamino.
  2. En un bol mediano, combina la mantequilla de cacahuete, el azúcar de coco, la sal, el huevo, la clara de huevo y el extracto de vainilla. Mezcla enérgicamente hasta que los ingredientes estén bien mezclados. Espolvorea el bicarbonato de sodio por encima. Con una espátula de goma, incorpora la proteína en polvo y la harina de coco hasta que estén bien combinados. Al principio parecerá muy seco, pero se irá uniendo a medida que vayas removiendo y empujando. Incorpora las pepitas de chocolate.
  3. En este punto, juzga la masa, ya que la cantidad de humedad puede variar en función de la marca de proteína en polvo y mantequilla de frutos secos que utilices. Debe ser ligeramente pegajosa. Si necesitas una masa más firme, añade un poco más de proteína en polvo. Si quieres una masa más suelta, rocía la masa con un poco de leche (o leche de almendras) y, con una espátula, dóblala hasta que la masa se una.
  4. Con una cuchara o una pala pequeña para galletas, reparte la masa de galletas por cucharadas y colócala en la bandeja de horno preparada (tendrás de 12 a 14 galletas en total). Con los dedos, aplana suavemente la parte superior de las galletas, ya que no se extenderán pero se hincharán durante el horneado.
    Hornea de 5 a 6 minutos, hasta que los bordes estén apenas dorados y secos al tacto, pero el centro parezca bastante pastoso. No hornear demasiado. Coloca la bandeja de horno en una rejilla y deja que las galletas se enfríen en la bandeja durante 3 minutos antes de pasarlas directamente a la rejilla para que terminen de enfriarse.

Notas

  1. La consistencia de la masa puede variar en función de la marca de proteína en polvo y mantequilla de frutos secos que utilices. Debe ser ligeramente pegajosa.
  2. Si necesitas una masa más firme, añade un poco más de proteína en polvo. Para una masa más suelta, rocía la masa con un poco de leche (o leche de almendras).
  3. No se puede sustituir la harina de coco por ninguna otra harina. La harina de coco es increíblemente única y, por tanto, es necesario utilizarla en esta receta.
  4. Todavía no he probado esta receta con proteínas en polvo veganas o de origen vegetal, pero he oído de lectores que han tenido éxito con la proteína de guisante. Si decides probarlas de esta manera, ¡me encantaría saber cómo te va!
  5. Guarda las galletas en un recipiente hermético a temperatura ambiente hasta 3 días. También puedes congelarlas hasta 3 meses, y luego descongelar unas cuantas a la vez. No recomiendo meter las galletas en el microondas, ya que tienden a resecarse.

 

Cómo almacenar y congelar estas galletas

Para guardarlas. Guarde las galletas en un recipiente hermético a temperatura ambiente durante un máximo de 3 días.
Para congelar. También puedes congelarlas hasta 3 meses, y luego descongelar unas cuantas a la vez. No recomiendo calentar las galletas en el microondas, ya que esto tiende a secarlas.