La silla Romana

Existen máquinas en los gimnasios que trabajan áreas o músculos específicos y en otros casos te permiten aumentar la intensidad en el entrenamiento y con ello su área de trabajo.

Este es el caso de la silla romana, una máquina en la que con sencillos y efectivos movimientos podrás entrenar abdomen (bajo, medio y alto), brazos, espalda, en fin, toda la parte superior del cuerpo.

¿No te parece increíble que una sola máquina te permita trabajar todo es? Pues sí, por ello en este post hemos querido darte a conocer un poco más sobre esta máquina que puedes encontrar en el gimnasio, los beneficios que obtienes, la forma de hacer el ejercicio correctamente. Acompáñanos.

¿Qué es la silla Romana y qué músculos se trabajan?

La silla romana es una máquina de musculación multifuncional que permite trabajar la parte superior del cuerpo.

Esta máquina es muy utilizada en el gimnasio ya que puedes trabajar los músculos abdominales, pectorales, trapecios, además de los músculos de la espalda, tronco, glúteos, hombros y brazos.

Ventajas

La principal ventaja de la silla romana es que es una máquina multifuncional, te permite trabajar varios músculos de la parte superior del cuerpo, sobre todo el área abdominal.

Una máquina con la que podrás realizar diversos ejercicios de musculación y hasta completar un plan de entrenamiento, por ejemplo con flexiones de brazos y espalda, fondos para tríceps y hombro, ejercicios abdominales y soporte para los músculos pectorales. Así que, no es necesario contar con diversos equipos si en uno sólo puedes trabajar todas estas zonas.

La silla romana por su diseño es fácil de usar, además de que puedes tenerla cómodamente en casa para realizar tu sesión de entrenamiento, mantenerte tonificado, y disminuir la grasa corporal.

¿Cuáles ejercicios se pueden realizar en la silla romana?

La silla romana te brinda la oportunidad de realizar diversos ejercicios en ella, no es una máquina monótona, así que no te aburrirás haciendo lo mismo por un período de tiempo. Te vamos a presentar una serie de ejercicios principales, pero ten en cuenta que en cada uno puedes agregar variaciones para introducirle más intensidad y llevarlo a tu nivel, estos son:

  • Levantamiento de pierna: El ejercicio más básico de la silla romana es la elevación de pierna, sólo debes apoyar los codos y levantar las rodillas hacia el pecho, también puedes hacer la elevación con las piernas de forma horizontal, subir las rodillas hacia los lados para trabajar los abdominales laterales, en fin, tienes una amplia gama de posibilidades. Con este ejercicio además de los brazos se trabajan los abdominales.
  • Push-ups: También conocidas como flexiones de brazos, se realiza colocando las manos sobre los mangos y realizar el movimiento de arriba hacia abajo intentando controlar el equilibrio.
  • Dips: Es un ejercicio de fondo que ayuda a fortalecer el patrón de empuje ya que se realiza por medio de una extensión de codo. Permite trabajar hombros, brazos y parte superior de la espalda.

Son muchos los ejercicios que pueden realizar en la silla turca y lo mejor es que lo puedes adaptar a tu nivel, una máquina que puede ser empleada tanto por principiantes como por deportistas más experimentados.