Que es el síndrome cruzado superior

Existen personas que adquieren mala postura debido a nuestros hábitos y forma de realizar las actividades en cuanto a la ergonomía. También tienen incidencia factores  internos, como es el caso del tono muscular, esto por el sedentarismo o por la mala planificación del entrenamiento lo que trae consigo desequilibrio musculares que afectan la postura.

Cuando se presenta este desequilibrio, es decir aumento de tono muscular en una parte y por la otra parte antagonista existe un déficit se habla de una postura disfuncional conocida como síndrome cruzado.

Existen dos tipos de síndrome cruzado, el que se da en la parte superior del tronco, específicamente arriba del pectoral; y el que se da en el inferior de la espalda.

En este caso te ofrecemos información sobre el síndrome cruzado inferior, cómo prevenirlo y la forma de tratarlo. Acompáñanos a conocer sobre esta interesante temática.

¿Qué es el síndrome cruzado superior?

Es el desequilibrio muscular que se presenta en la parte superior del tronco, encima del pectoral. No se nace con ello, se produce y desarrolla con el tiempo, bien sea por sedentarismo o abuso de entrenamiento, pero también por habituación postural incorrecta, genética y algún desequilibrio emocional.

¿Cómo podemos detectar a una persona que presenta el síndrome cruzado superior?

Son personas con la cabeza hacia adelante y hombros caídos, con pectoral contraído, cuello flexionado, columna torácica redondeada, así como, trapecio medio e inferior contraído.

¿Qué consecuencias tiene no corregirlo?

Si no tratas el síndrome cruzado superior, puedes llegar a padecer diversos síntomas, como son: lesiones y molestias en el hombro, pecho, cuello, mandíbula y espalda alta.

¿Cómo podemos prevenir el síndrome cruzado superior?

Es importante que mantengas una vida activa, realizando entrenamiento supervisado y bien planificado de intensidad media. Además, de adquirir hábitos ergonómicos mientras se realizan las actividades diarias.

¿Cómo corregir el síndrome ?

El tratamiento indicado es la fisioterapia, para ello se debe conseguir una evaluación física con un especialista en el área para que indique los ejercicios que se pueden realizar  según  la el grado de disfuncionalidad que se presente.

Si tu caso no es alarmante puedes realizar medidas de prevención, como es buscar asesoría en postura y ergonomía que te permita corregirla y eliminar los vicios que generan la aparición del síndrome cruzado. Existen diversos vídeos en la red así como accesorios que puedes adquirir para mantenerte lo más erguida posible y con ello mejorar o minimizar los síntomas de esta patología.