Saltar al contenido
Tu Mejor Fisico

Aprender a meditar

Aprender a meditar

En la actualidad parece que cada vez tenemos menos tiempo para poder cumplir con nuestras responsabilidades diarias. Entre el trabajo, el hogar, la familia y los amigos ya no nos queda espacio para nosotros mismos y no se trata de salir un viernes por la noche, sino de un momento para reencontrarnos con nuestro ser interior. La meditación nos brinda esa posibilidad es por esto que aprender a meditar es una de las mejores cosas que podemos hacer.

 

Consigue tu Ebook para perder peso
Más de 1000 personas ya estan recibiendo nuestros articulos para perder peso,ganar masa muscular, estar en forma y mucho más.¿Te lo vas a perder?
Odiamos el Spam. Solo te enviaremos artículos de calidad escrito por nuestro redactores.

Meditar nos ayuda a mantenernos sanos mental y espiritualmente, nos hará sentirnos en paz con nosotros mismo, nos ayuda a bajar el estrés, mejora nuestra capacidad de atención y concentración, mejora las funciones cognitivas, ayuda a pensar positivamente, mejora la memoria, nos ayuda a ser pacientes y calmados.

 

Para lograr una meditación correcta existen muchas técnicas, algunas que practicaban nuestros ancestros y otras que se han descubierto en tiempos más cercanos. Sin embargo, lo importante es querer aprender. A continuación hablaremos de algunos pasos  básicos para aprender a meditar.

 

 

5 pasos para aprender a meditar

 

En la meditación lo principal es aprender a controlar la respiración, de ahí depende todo lo demás. Debemos hacerlo suavemente y en calma, este es el secreto para relajarnos y poder desconectar del estrés que supone nuestra rutina diaria. Una vez tengamos esto controlado y hayamos seleccionado el lugar donde meditaremos, podemos comenzar a aplicar estos 5 pasos:

 

  1. Prepárate para meditar.

Lo primero es la ropa, esta debe ser cómoda, sin zapatos y sin accesorios y sin aquello que te genere alguna sensación de incomodidad aunque sea mínima. El lugar tambien es importante, debemos buscar un espacio que sea tranquilo y silencioso. No es necesario salir de casa, esto es algo que podemos hacer en nuestra habitación si así lo deseamos.

 

  1. Busca la posición más cómoda.

Para meditar existen algunas posiciones especiales, pueden ser sentados o tumbados. Algunos prefieren estar sobre las rodillas mientras que otros prefieren sentarse en una cómoda silla o mueble. Lo que debes tener en cuenta es que la espalda siempre debe estar erguida sin tensionarla y los hombros y brazos relajados, de esta manera será más fácil relajar todo el cuerpo y comenzar a meditar.

 

  1. Piensa en una sola cosa: la respiración.

Esto puede que al principio sea un poco difícil pero a medida que vayamos practicando esto será cada vez más fácil. Para poder meditar debemos desconectar de nuestras preocupaciones diarias y esto se hace solo centrando nuestros pensamientos en la respiración y dejando lo demás a un segundo plano. Siente el flujo del aire entrar por la nariz y salir por la boca y  céntrate en las sensaciones que esto genera.

 

 

  1. No reprimas pensamientos, acéptalos.

La meditación verdadera no se basa en eliminar pensamientos ya que esto es imposible, nuestras preocupaciones, problemas personales o tal vez el no saber si se están haciendo bien las cosas son pensamientos que pueden aparecer con bastante frecuencia cuando se está iniciando en esta práctica. Sin embargo no debemos reprimirlos sino aceptarlos y dejarlos fluir sin juicio ni atención desmedida. Solo hay que dejarlos pasar mientras seguimos centrados en nuestra respiración y las nuevas sensaciones que estamos experimentando.

 

  1. Persevera y notarás la diferencia.

Al comienzo puede que conseguir meditar sea complicado, pero iremos aprendiendo poco a poco, es un proceso de autoconocimiento en el que iremos descubriéndonos y eso requiere tiempo, paciencia y constancia. Debes ir de menos a más, puedes comenzar con diez minutos diarios y luego ir alargando el tiempo hasta hacer cuarenta minutos aproximadamente. Incluye esta práctica en tu día a día y disfruta los beneficios.

 

La meditación puede ser nuestra aliada para mejorar nuestra calidad de vida de una manera considerable ya que estudios científicos así lo comprueban. Atrévete a probarla y verás que sí funciona.

 

 

Valora este artículo