Saltar al contenido
Tu Mejor Fisico

No dejes de entrenar! En caso de lesión, visita la piscina

No dejes de entrenar

Actualmente, el medio acuático como alternativa en períodos de iniciación o adaptación al entrenamiento físico, y también en periodos de lesión donde se limitan las opciones de la práctica habitual de actividad física, está poco explotada, ya que no es un hábito generalizado en la mayoría de los deportistas de nivel popular.

Una de las ventajas principales que ofrece el agua respecto a otros ámbitos de entrenamiento es la disminución de las fuerzas de impacto con el suelo: el agua ofrece menos resistencia y por ello disminuyen las fuerzas compresivas sobre las articulaciones

¡SUSCRÍBETE AHORA AL BOLETÍN DE NOTICIAS¡

Recibe un email cada vez que publiquemos nuevo contenido

Confirmar

En TMF intentamos crear contenido de valor para el usuario

El agua ha sido esencial para nuestra vida desde el comienzo de la humanidad, y se utiliza con diferentes objetivos, entre los cuales hay terapéuticos. Ya en la antigua Grecia o en el Imperio Romano era muy habitual utilizarla con este objetivo.

El problema en un entorno como el nuestro no es la falta de medios. La mayoría de los clubes deportivos disponen de piscinas. Tampoco el coste económico es un impedimento, ya que el precio suele ser igual o inferior que en otros clubes donde no hay equipamientos acuáticos. El problema lo encontramos en el gran desconocimiento de este medio, de sus características y propiedades y del gran abanico de posibilidades que nos ofrece a la hora de trabajar.

Las propiedades físicas del agua favorecen la elaboración de programas de entrenamiento: es importante que se basen en un sólido conocimiento de fenómenos como la flotación, la gravedad específica del medio acuático, las fuerzas de resistencia que presenta el agua, la su presión hidrostática y su viscosidad, entre otros. Este nivel de conocimiento hace imprescindible que tanto el diseño, el asesoramiento y el seguimiento del programa de entrenamiento, así como el control de la ejecución técnica, lo hacemos siempre bajo la supervisión de técnicos deportivos especializados. Debemos tener siempre presente que en el agua no todo vale.

La rabia interna, el mal humor, la tensión y la apatía son algunas de las emociones que suele sentir todo deportista que haya sufrido una lesión por poco o muy importante que haya sido, sobre todo cuando implica una limitación en la práctica de la actividad física habitual. Estas emociones son causadas por las ganas y la necesidad incondicional de no dejar de entrenar y no perder el estado actual de forma, que tanto ha costado conseguir.

No dejes de entrena:Posibilidades que nos da el medio acuático

Es en este momento cuando debemos pensar en las diferentes opciones que el medio acuático nos ofrece según el tipo de lesión que padecemos.

Una de las ventajas principales que ofrece el agua respecto a otros ámbitos de entrenamiento es la disminución de las fuerzas de impacto con el suelo: el agua ofrece menos resistencia y por ello disminuyen las fuerzas compresivas sobre las articulaciones, evitando su desgaste. La carga homogénea generada en el agua sobre el cuerpo, sumada a la hipogravidez, conlleva una participación equilibrada de los músculos agonistas y antagonistas. Este medio nos permite mejorar las capacidades de estabilidad, equilibrio y propiorecepció. La hipogravidez, además, favorece la mejora de la movilidad articular, ya que se libera de peso y aumenta el radio de acción articular. Estas características inherentes al agua no sólo aportan beneficios físicos, sino que también mejoran el estado anímico y contribuyen al proceso de recuperación. La sensación de libertad de movimientos que tenemos dentro del agua nos recuerda las buenas sensaciones de antes de la lesión y esto repercute positivamente en nuestra autoestima.

 

No dejes de entrenar:Contraindicaciones

Aunque son muchos los beneficios que nos puede aportar el entrenamiento en el medio acuático, también hay algunas situaciones en las que entrenarse en el agua puede ser contraproducente. Habrá que diferenciar entre las contraindicaciones absolutas, que tienen lugar en escasas ocasiones, y las contraindicaciones relativas, que se darán en la mayoría de los casos. En este segundo escenario tendremos alguna limitación, pero gracias al abanico de posibilidades que nos ofrece el medio acuático podremos llevar a cabo siempre un entrenamiento alternativo.

Podemos afirmar que el entrenamiento en el medio acuático es una opción perfecta para diversificar la actividad física que hacemos de forma habitual, además de ser un excelente medio de recuperación fisiológica. Ejercitarse en el agua estimula la aceleración de los procesos metabólicos, eliminando los productos de desecho, y es una opción ideal para mantener nuestro estado de forma en periodos de recuperación de lesiones o en periodos de inactividad de nuestro deporte habitual.

No dejes de entrenar! En caso de lesión, visita la piscina
Valora este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.